Los orígenes de la marquetería en un vistazo

Marquetería es una palabra de origen francés, que en teoría hace referencia al acabado que se da a las piezas de madera, mediante el recubrimiento de láminas (chapas) o piezas de diferentes maderas con fines decorativos, que surgió a mediados del siglo XVI en Italia.

En español, sin embargo, se utiliza para describir un conjunto de técnicas ornamentales basadas en el ensamblaje de revestimientos mediante la mezcla de materiales, que generan un potente efecto de contraste, tanto óptico como háptico.
Los orígenes de estas técnicas no están claros, pero se pueden rastrear hasta artefactos del antiguo Egipto, lo que sugiere, por su complejidad, que fueron elaborados con maestría desde tiempos muy remotos.
Se trata de un acabado versátil, y se pueden encontrar ejemplos en todo tipo de artefactos, desde muebles hasta armas.

La marquetería es el arte o la técnica de enchapado o incrustación de piezas de madera en una estructura para formar patrones decorativos, diseños o imágenes. La técnica puede aplicarse a muebles, suelos, sillas, pequeños objetos de mano o incluso paneles.

La parquetería es muy similar a la marquetería, de hecho son técnicas que se complementan muy a menudo. Ambas son técnicas tradicionales del trabajo de la madera, que evolucionaron en Francia en el siglo XVII, siendo la decoración de muebles y suelos del Palacio de Versalles su máximo exponente.

La marquetería se diferencia de la taracea, siendo ésta una técnica castellana de talla e incrustación muy similar, aunque más dispar en el uso de elementos y no tan centrada en la madera como la marquetería.

Un poco de historia

La técnica de la marquetería de chapa de madera tiene su inspiración en la Florencia y Nápoles del siglo XVI. Se desarrollaron técnicas de grabado en mármol con incrustaciones de piedras preciosas o semipreciosas. Esta técnica, denominada “opere di commessi”, tiene su paralelo en la Italia central de la Edad Media, llamada cosmati, con trabajos de grabado en suelos, altares y columnas de mármol. Esta técnica se denomina “pietra dura”, por las piedras utilizadas, ónice, jape, cornalina, lapislázuli y mármoles de colores. La capilla de los Médicis en San Lorenzo, está completamente revestida de mármol coloreado mediante esta laboriosa técnica de calado de sierra (verdadero origen en el mundo musulmán. Se recomienda buscar otras fuentes).

Las técnicas de marquetería de madera se desarrollaron en Amberes y otros centros flamencos de lujo, como la creación de cómodas en el siglo XVI. Esta técnica fue adoptada intensamente en Francia a partir de la primera mitad del siglo XVII, para crear en la fábrica real, muebles de un lujo nunca visto, por Goelins, encargado de decorar el mobiliario del Palacio de Versalles y otras residencias reales de Luis XIV.

Uno de los primeros maestros de la marquetería fue el flamenco Pierre Golle y su hijastro, André-Charles Boulle, que fundaron una dinastía de artesanos reales en cajoneras “ebenistas”, dando su nombre a la técnica de utilizar el carey, el bronce y la hojalata en arabescos o intrincados dibujos en forma de hoja. La marquetería Boulle cayó en desuso hacia 1720, pero se recuperó en 1780. En las décadas intermedias, se emplearon cuatrifolios de chapa y bronce cuidadosamente cortados en diversas formas y diseños. La marquetería floral se hizo popular en la década de 1750, siendo empleada por fabricantes de cofres como Bernard van Risenbergh, Jean-Pierre Latz y Simon-François Qeben.

El más famoso fabricante de muebles reales con marquetería de chapa fue Jean Henri Riensener en 1770 y 1780. El “Bureau du Roi” fue una de sus creaciones más famosas.

La marquetería no era una técnica de diseño de muebles popular fuera de los grandes centros urbanos. Se introdujo por primera vez en la Feria del Mueble de Londres durante la Restauración de Carlos II en 1660, gracias a los grabadores holandeses, muy influenciados por Amberes. Los paneles con elaborados calados en forma de algas que contrastaban con el nogal empezaron a aparecer en mesas, cómodas y relojes de pie.

A finales del siglo XVII, llegaron a Inglaterra, pero en un clima antifrancés, con un gusto por los muebles inspirados en las técnicas chinas después de 1720. La marquetería volvió a cobrar auge en Londres a finales de la década de 1760 como vehículo del neoclasicismo y del gusto por lo francés. Entre los ebanistas londinenses más destacados del periodo 1765-1790 se encuentran Thomas Chippendale y otros menos conocidos, como John Linnell, el artesano francés Pierre Langloisy y la firma de William Ince y John Mayhew.

Materiales

Las chapas o elementos decorativos son principalmente de madera, aunque pueden ser de hueso, marfil, concha de tortuga, nácar o bronce. Las pajas de colores se utilizaron como técnica particular en los balnearios europeos a finales del siglo XVIII. Se puede utilizar un gran número de maderas exóticas, incluso teñidas para conseguir más colores.

La forma más sencilla de marquetería utiliza sólo dos capas de chapas diferentes, que se pegan temporalmente y se cortan con una sierra fina, produciendo dos paneles del mismo diseño pero de color contrastado “partie et contre-partie” (parte y contraparte).

Hoy en día, en la marquetería se utilizan cuchillas de corte, pero como es una técnica que requiere mucho tiempo, muchos marqueteros han pasado a utilizar sierras de calar o de contorno. Para pegar las piezas se utilizan diferentes colas y técnicas, como la cola y el tablero.

El acabado de las piezas requiere diferentes tipos de abrasivos y barnices para pegarlas. También se utiliza la técnica del sombreado con arena, que da a las piezas un acabado más tridimensional. Las piezas se sumergen en arena caliente durante unos segundos antes de incorporarse a un retablo. Otro proceso consiste en tallar finas líneas en la madera y rellenarlas con tintes.

La creación de mosaicos se desarrolló en el mundo islámico más que en ningún otro lugar, y grandes ejemplos de este tipo de trabajos proceden de países de Oriente Próximo como Líbano e Irán.

En Tonbridge y Royal Tunbridge Wells se enchaparon con mosaicos de madera, generalmente con motivos geométricos, pero incluyendo motivos como paisajes. Se formaban mediante una laboriosa técnica de ensamblaje y encolado de finas tiras contorneadas, que podían cortarse lateralmente para obtener numerosos mosaicos del mismo dibujo.

La marquetería también apareció en la creación de cómodas alemanas en 1710. El artista y artesano David Roentgen, de Newuwied y París, dejó un trabajo sin parangón incluso entre los artesanos parisinos del siglo XVIII.

Aunque la marquetería no era una tendencia en la Italia del siglo XVIII, encontramos notables trabajos de marquetería neoclásica de Giuseppe Maggiolini en Milán.

Las ilustraciones clásicas del siglo XVIII fueron creadas por Roubo en la Encyclopédie des Arts et Métiers en 1770. El ejemplo más notable de marquetería en el siglo XX fue el parisino Pierre Verlet.Ince y John Mayhew.

marqueteria historica1
Please share this post

You Might Also Be Interested In...

sample Sheets

Figure Types

Figure Types “Figure” is the wavy textures across the face...

Deja una respuesta